Personas

Primark se compromete a contribuir con los medios de vida de las personas que confeccionan sus prendas. Sin ellas, hoy no seríamos lo que somos. Nos tomamos muy en serio nuestras responsabilidades con todos ellos. Así es cómo aprovechamos el potencial de nuestro negocio para conseguirlo...
Personal de Primark y trabajadores de confección en una fábrica

Cómo trabajamos con los proveedores

Trabajamos con proveedores, fábricas y agricultores de todo el mundo en el marco del Programa de Algodón Sostenible de Primark (PSCP) para dar vida a los productos que nuestros clientes aman. Cuando empezamos a trabajar con un proveedor nuevo, tiene que comprometerse a cumplir las normas internacionales que figuran en nuestro código de conducta. Colaboramos de forma muy estrecha con los proveedores y sus fábricas. Siempre vamos al menos una vez al año para asegurarnos de que se cumplen nuestras normas. De hecho, el equipo presente sobre el terreno hace unas 3.000 inspecciones al año para garantizar que se respetan los horarios, sueldos y derechos de los trabajadores.

Llevamos muchos años invirtiendo en programas de formación destinados al personal de las fábricas y a los agricultores del Programa de Algodón Sostenible de Primark. El objetivo de estos programas es dar a las personas la oportunidad de desarrollar competencias laborales y de centrarse en su salud y bienestar físico y mental. Sigue leyendo para saber más...

¿Sabías que...?

En nuestro equipo de Comercio Ético y Sostenibilidad Medioambiental, damos empleo a 130 personas ubicadas en los principales países abastecedores. Su tarea es visitar una vez al año, como mínimo, cada una de las fábricas con las que trabajamos para llevar a cabo auditorías presenciales, a la vez que imparten formación al personal y a los trabajadores.


El Programa de Empoderamiento del Trabajador de la India (IWEP) comenzó siendo una serie de proyectos en el sur de la India que pretendía responder a las necesidades del personal textil en situación de vulnerabilidad, sobre todo las mujeres y los migrantes de la zona de Tirupur. Se presentó en 2017 con My Life y ha crecido de forma constante desde entonces. Ahora, está formado por My Space, My Journey y PASS, que han evolucionado y pasado a tratar las necesidades del personal en una variedad de temas.

My Life in South India, implementado con la ONG internacional Women Win y la Fundación Naz, de carácter local, es un programa que apoya a las fábricas para que formen al personal en situación de vulnerabilidad en competencias esenciales para la vida, como salud y seguridad en el lugar de trabajo, derechos y responsabilidades, comunicación y trabajo en equipo. La formación, que se destina específicamente al personal en situación de vulnerabilidad, se imparte mediante un enfoque lúdico en el que se usan actividades interactivas para involucrar a los participantes y conseguir que aprendan. Las direcciones de las fábricas también han confirmado su repercusión positiva en el lugar de trabajo.

En 2018, colaboramos con nuestros socios para seguir ampliando el proyecto. Con ese fin, presentamos el módulo de «Formación al Formador», por el que las fábricas participantes eligieron a varios miembros para formarse y convertirse en «educadores de la vida». Ahora, trabajamos para reanudar el proyecto, ya que los confinamientos por el coronavirus impidieron la formación presencial. Hemos trabajado con nuestros socios y las fábricas para probar la formación online y actividades presenciales donde se puedan cumplir las normas de distancia social.

My Space se puso en marcha en colaboración con la Facultad de Medicina de St John’s. Se creó para apoyar la salud mental de los trabajadores desde una perspectiva práctica. El proyecto abarca el fomento de la concienciación y la reducción del estigma en torno al tratamiento de las cuestiones de salud mental en el trabajo. El proyecto implanta servicios básicos de terapia en las fábricas. Para ello, el equipo médico de St John's forma al personal seleccionado de la fábrica. Además, se involucra a los trabajadores y la administración para reducir el estigma a la hora de hablar de salud mental. Hacemos un seguimiento frecuente con los equipos locales para supervisar los avances y hablar de ellos. Una gran parte del personal ha recibido apoyo frente a múltiples problemas.

En 2020, presentamos un modelo didáctico en materia de acoso sexual destinado a los consejeros del lugar de trabajo. Posteriormente, alentamos a las fábricas a nombrar en los Comités de Reclamaciones Internas a consejeros formados. Estos comités son el mecanismo oficial que gestiona los casos de acoso sexual en el trabajo en la India.

En la pandemia de la COVID-19, los consejeros de las fábricas, la administración y el personal de RR. HH. siguieron usando las redes de My Space para apoyar al personal en sus comunidades. Ayudaron a aumentar la concienciación sobre las medidas de prevención de la COVID-19 y ofrecieron asistencia en materia de salud mental general.

Desde 2019, el programa PASS ofrece formación y asistencia práctica para ayudar al personal de la industria textil de la India y la zona de Tirupur a acceder a las ayudas gubernamentales a las que tiene derecho en el marco de los programas sanitarios del Fondo de Previsión del Personal (EPF) y del Seguro Estatal para el Personal (ESI). Los servicios comunitarios forman a voluntarios en la comunidad local, quienes después ayudan a los trabajadores a inscribirse en los programas para poder valerse de ellos.

El proyecto ha sido un éxito en el fomento del acceso a las prestaciones de seguridad social. Ayudó a una persona a solicitar el Seguro Estatal para Empleados a fin de recibir tratamiento por un accidente laboral y a otra a acceder a sus prestaciones del ESI y el EPF, que se habían retrasado por errores administrativos. Los organizadores comunitarios también recopilan información para contribuir a las actividades de protección de SAVE con el gobierno y otras partes interesadas esenciales. PASS continúa el trabajo de nuestro anterior programa de Grupos de Formación del Trabajador que se puso en marcha en 2010 en colaboración con SAVE.

En 2019, basándonos en la experiencia positiva que tuvimos en el sur de la India, trabajamos con la ONG internacional Women Win y la ONG local Girl Determined para que el proyecto My Life llegara a los trabajadores de Birmania. El desarrollo del proyecto se ha enfrentado a obstáculos importantes debido a los acontecimientos políticos de Birmania y al impacto de la pandemia de la COVID-19. Como consecuencia, el programa pasó a centrarse en ayudar al personal que trabaja y que ha trabajado anteriormente en las fábricas a entender la violencia de género y el acoso en sus vidas y las de sus comunidades, así como a responder ante ello. Mi Vida dio a las mujeres la oportunidad de aprender cómo abordar la violencia de género ahora y en el futuro. Existen planes para involucrar a las personas que participaron para que asuman el papel de «guías en materia de violencia de género» y asesoren a las fábricas en el desarrollo de estrategias efectivas para abordar y evitar la violencia de género.

Para diseñar e implementar este proyecto, colaboramos con Impactt y Women Win y contamos con financiación del Servicio de Cadenas de Suministro Vulnerables de la Oficina de Asuntos Exteriores, de la Commonwealth y de Desarrollo del gobierno británico. El programa abordó la repercusión de la pandemia de la COVID-19 en los trabajadores con rentas bajas y en situación de vulnerabilidad en las cadenas de suministro de todo el mundo. Con él, queríamos superar los desafíos inminentes y a largo plazo que suponen apoyar el empleo, los medios de vida y los ingresos de los trabajadores de confección de la industria textil de Birmania. Este programa innovador realizó, sujeto a condiciones, transferencias de dinero a trabajadores; y proporcionó formación en las fábricas y asistencia a las organizaciones comunitarias para ayudar a abordar los problemas de género a los que se enfrentan las trabajadoras. Por desgracia, el proyecto concluyó antes de lo previsto debido a la repercusión de lo ocurrido en Birmania en relación con la financiación del gobierno británico. Aun así, aprendimos mucho de él y la experiencia se compartió en múltiples eventos del sector auspiciados por el Servicio de Cadenas de Suministro Vulnerables.

Sudokkho, un proyecto que contó con financiación de los gobiernos británico y suizo, es un ejemplo de como apoyamos la evolución profesional del personal de la cadena de suministro, especialmente de las mujeres. Ayudamos a las fábricas a mejorar la formación destinada al personal de costura que ya trabaja allí o que se incorpora gracias a un sistema de formación estructurado, interno y técnico. La mayoría de participantes en la formación, que son sobre todo mujeres, pasaron a cumplir los requisitos para recibir ascensos y aumentos de sueldo. Esto significa que el personal que participa en el programa, donde predomina la presencia femenina, adquiere nuevas habilidades que aumentan sus posibilidades de generar ingresos. El proyecto contribuyó a mejorar los medios de vida de 16.000 personas en total desde que se puso en marcha en 2016 gracias a las ayudas para desarrollar habilidades técnicas en el trabajo.

Pusimos en marcha este proyecto en 2021 en colaboración con Microfinance Opportunities, una ONG con sede en los Estados Unidos, y South Asian Network on Economic Modeling (SANEM), su socio en Bangladesh. El objetivo es apoyar la participación del personal, entendiendo sus puntos de vista y experiencias en el trabajo. El proyecto se expuso como parte del programa Relatos del Trabajador de la Industria Textil en Bangladesh.
Creamos una muestra de 400 trabajadores de varias fábricas de nuestra cadena de suministro. La contratación se efectuó a distancia mediante redes comunitarias y el personal recibió una remuneración por el tiempo dedicado al proyecto. Planteamos a los participantes una serie de preguntas de forma reiterada a lo largo de un período de tiempo concreto para entender sus opiniones sobre salud y seguridad en el trabajo, sueldos, bonificaciones y limitaciones.

En Bangladesh, la legislación obliga a las fábricas a contar con un comité de participación de los trabajadores. Sin embargo, los comités no suelen ser muy efectivos.
El Programa de la Iniciativa de Diálogo Social del Comercio Ético, puesto en marcha en 2016, refuerza la capacidad de los trabajadores de participar en los comités. Además, ayuda a la dirección de las fábricas a gestionar los comités de forma eficaz y de acuerdo con la legislación.

En su seno, se forma a los trabajadores elegidos y a la dirección sobre los aspectos clave de participar en un comité y sobre temas como la comprensión de la legislación laboral, la gestión de reclamaciones, la resolución de problemas, los procesos formales de reunión, la comunicación efectiva y el acoso sexual.

Además, existe un curso pensado específicamente para las mujeres que participan en los comités. En él se tratan temas como la prestación por maternidad, el acoso sexual y la discriminación salarial. También se desarrollan habilidades sociales y personales, como la oratoria y la comunicación. Por otro lado, representa una oportunidad para que las mujeres hablen de la seguridad en el trabajo y en sus desplazamientos diarios. Muchas de las mujeres que participan en la formación afirman que se sienten más seguras para enfrentarse a conflictos en el trabajo y en casa.

El programa de Promising Futures, que implantó Carnstone para los trabajadores de China en 2018, tiene como objetivo que el personal y la administración de las fábricas sean más conscientes del sistema de seguridad social tan complejo que existe en el país y lo comprendan mejor. Además, ofrece apoyo para acceder a la seguridad social. El proyecto utiliza WeChat, una plataforma de redes sociales y recursos online, para aumentar la concienciación y compartir información. Los recursos online incluyen una obra educativa y una página web con información y asesoramiento práctico en materia de seguridad social en las 13 provincias de China que cuentan con fábricas que abastecen a Primark. También financiamos más contenidos en la página web para ofrecer información sobre otras provincias de China donde los procedimientos de seguridad social son distintos.

Nuestra aplicación China CIQ Worker, que se introdujo como programa piloto en 2018, está diseñada para comprender las prácticas en materia de recursos humanos, mejorar la comunicación y fomentar la concienciación sobre los derechos del personal. Este programa piloto mejoró la transparencia de las prácticas de RR. HH. y la comunicación entre la administración y el personal. Además, fomentó la concienciación sobre los derechos de los trabajadores. La aplicación también cuenta con una función para presentar reclamaciones. Para garantizar que las reclamaciones se gestionan de forma acertada, apoyamos a las fábricas en la implantación de sistemas y procesos de gestión adecuados a fin de tratar las reclamaciones y resolverlas.

Ayudamos a fundar los Grupos de Aprendizaje del Trabajador en las fábricas para formar a los trabajadores en materia de salud y seguridad laboral, derechos laborales básicos y habilidades para la vida cotidiana. Los grupos están liderados por los representantes de los trabajadores, quienes asisten a una formación de dos días donde adquieren las habilidades necesarias para gestionar los grupos de forma eficaz y aumentar la concienciación y los conocimientos sobre salud y seguridad laboral.

Los representantes de los trabajadores comparten materiales didácticos por WeChat para contribuir al aprendizaje de todos. Aunque este proyecto de salud y seguridad laboral no se centra específicamente en las mujeres, los desarrolladores se esforzaron mucho en incorporar cuestiones de género en el contenido. De esta forma, se incluyen preocupaciones concretas de las trabajadoras sobre discriminación, acoso sexual y defensa de los derechos laborales de las mujeres. Los módulos didácticos contienen información sobre salud y seguridad laboral, así como sobre las limitaciones a las que se enfrentan las trabajadoras.

Somos socios del programa Better Work de la OIT, que está presente en los principales países en los que adquirimos nuestros artículos. Este programa supervisa los lugares de trabajo y contribuye a la formación de gerentes y trabajadores para abordar y evitar el acoso sexual entre los trabajadores, los mandos intermedios y los encargados.
Un elemento esencial del programa Better Work es crear comités en las fábricas para fomentar la comunicación entre la administración y los trabajadores. Para asegurar que se escucha a las mujeres, se les alienta encarecidamente a que se unan a los comités para garantizar que pueden manifestar sus opiniones. En estos comités, al menos la mitad de los miembros deben ser mujeres. Se ha impulsado un proyecto específico para ayudar a las trabajadoras a mejorar su calidad de vida laboral y a desarrollar habilidades de liderazgo. El programa también ha apoyado a las mujeres para superar la negativa de sus familias a unirse a los comités de la fábrica.

El objetivo de STOP es abordar el acoso sexual y la violencia de género en el trabajo. Este proyecto, que se puso en marcha en 2019, proporciona apoyo y formación para ayudar a las fábricas a implantar y mantener mecanismos eficaces en el lugar de trabajo para evitar el acoso sexual y reaccionar ante él. Puedes encontrar más información sobre el proyecto en «Violencia de género y acoso sexual».