Impulsamos la mejora continua - Primark Cares

Impulsamos la mejora continua

Para nosotros, es importante supervisar la cobertura y la efectividad de los pasos que damos para mantener el respeto por los derechos de los trabajadores y el medio ambiente en nuestras cadenas de suministro. Por eso tenemos una serie de medidas en funcionamiento, para mantener nuestros negocios e instalaciones de nuestras cadenas de suministro a unos niveles elevados e impulsar las mejoras constantemente.

Medir el progreso e informar sobre ello

Tras cualquier auditoría, la fábrica recibe de nuestro equipo un plan de medidas correctivas. Este plan detalla todos los problemas de incumplimiento de nuestro Código de Conducta y establece un plan de acción con un plazo concreto para resolver los problemas identificados. Este plan lo aprueba la fábrica al final de la auditoría. Sabemos que muchos trabajadores dependen de nuestra actividad empresarial para su subsistencia. Por eso, preferimos trabajar con proveedores y sus fábricas, para ayudarlos a resolver cualquier problema identificado en una auditoría. Pero, si descubrimos algo grave, tomamos medidas inmediatas. Dejaremos de hacer pedidos hasta que sepamos seguro que se han hecho los cambios. Siempre intentamos resolver los problemas de incumplimiento de nuestro Código de Conducta de forma que beneficie a los trabajadores. Hacemos todo lo posible para ayudar a las fábricas a mejorar, pero en los casos más extremos, donde creamos que nos hemos equivocado al depositar nuestra confianza y un proveedor no esté dispuesto a hacer los cambios necesarios, nos retiraremos.

Escuchamos las reclamaciones y las tomamos en serio

Nuestro objetivo es que todos los trabajadores de nuestras cadenas de suministro puedan presentar reclamaciones y tengan una solución eficaz gracias a mecanismos eficaces de reclamaciones en el lugar de trabajo. Nuestro planteamiento debe ser exhaustivo e ir más allá, utilizando puntos de acceso como líneas de ayuda y buzones de sugerencias. Debe ser integral. Los mecanismos de reclamaciones pueden estar liderados por el Gobierno o el sector o pueden centrarse en mejorar la comunicación para ayudar a desarrollar un mecanismo de reclamaciones más formal y a nivel de la fábrica. Pueden estar gestionados de forma interna por la fábrica o los pueden proporcionar terceros. Sea cual sea el modelo de mecanismo de reclamaciones, hemos desarrollado herramientas para ayudar a implementar nuestro planteamiento en nuestras cadenas de suministro. Donde sea posible, intentamos ayudar a los trabajadores a acceder a mecanismos de reclamaciones ya existentes, a menudo creando una mayor conciencia. Podemos invertir en un mecanismo de reclamaciones o diseñar e implementar mecanismos de reclamaciones independientes si los trabajadores no pueden acceder a mecanismos eficaces de la fábrica o independientes.

Nuestro planteamiento viene motivado por los siguientes principios:

  1. Adhesión a los marcos de mejores prácticas, en particular los UNGP.
  2. Respuesta adecuada antes los riesgos de la cadena de suministro.
  3. Las intervenciones no deberían perjudicar a los mecanismos de reclamaciones eficaces en las fábricas, al contrario, deberían ayudar a su avance e implementación.
  4. Las intervenciones son sensibles a las estructuras de diálogo existentes e interactúan adecuadamente con ellas.

Adoptamos un planteamiento adaptado

Nuestra metodología está adaptada para satisfacer las necesidades y responder a las circunstancias concretas de un país. Por ejemplo, damos prioridad a las soluciones para los grupos más vulnerables. Como la capacidad de las fábricas de crear mecanismos de reclamaciones y su voluntad de realizar intervenciones varían, dependiendo del uso del negocio, la capacidad y la disposición a poner en marcha las intervenciones de la fábrica, y de la presencia/eficacia de los mecanismos de reclamaciones requeridos por la legislación, ayudaremos a crear soluciones donde sea necesario para hacer frente a las reclamaciones de los trabajadores. Bangladesh Ya estamos integrados en los procedimientos de reclamaciones del Acuerdo (RSC) de Bangladesh, establecido tras el derrumbe de Rana Plaza. En 2020, también nos adherimos a la línea de ayuda Amader Kotha, que cubre 68 fábricas de nuestras cadenas de suministro y estamos trabajando para formar y apoyar a las fábricas para utilizar este servicio. Hasta la fecha, nos han llegado doce reclamaciones a través de este canal, muchas de ellas por acoso e intimidación.

RU

En 2020, trabajamos con una firma de consultoría del RU, Impactt, para lanzar una línea de ayuda piloto en nuestros almacenes y operadores logísticos del RU. Actualmente tenemos diez instalaciones implicadas en este programa piloto y, de momento, ocho han recibido reclamaciones. Actualmente estamos finalizando una revisión del programa piloto para decidir cómo avanzar con este proyecto.

Turquía

Somos parte de una línea de ayuda colectiva gestionada por la ONG turca MUDEM, establecida para ayudar a los trabajadores sirios. Se ha avisado a todos nuestros proveedores turcos sobre esta línea de ayuda y hemos formado a las 24 fábricas que contratan a refugiados. Hasta ahora, nos ha llegado un caso a través de este canal, sobre un asunto de discriminación.

Tomamos medidas. Resolvemos problemas.

Para cualquier problema posiblemente crítico, adoptamos medidas inmediatas para investigarlo a fondo. Y si nos encontramos con cualquier problema, damos los pasos para resolverlo, a la vez que protegemos la confidencialidad de las víctimas y todos los afectados. Nuestro equipo de expertos locales es fundamental para asegurarnos de que la resolución es eficaz y adecuada. También trabajamos con organizaciones especializadas y colaboradores de la sociedad civil expertos en sus campos profesionales. Como hemos establecido relaciones de confianza con nuestros socios a lo largo de muchos años, podemos recurrir a su experiencia y apoyo rápidamente. Siempre que sea posible, intentamos asegurar que todas las soluciones proporcionadas sean satisfactorias para todos los afectados. Compartimos información con regularidad sobre nuestras experiencias y desafíos a la hora de ofrecer soluciones eficaces en nuestro sector. Se pueden encontrar en nuestro sitio web, en informes a accionistas y en foros del sector como la ETI y la OCDE.

Asociaciones y desarrollo de capacidad.

Gestionamos una cartera global de programas, proyectos y colaboraciones para ayudar a mejorar la capacidad de fábricas de las cadenas de suministro para proporcionar un entorno y una experiencia mejores para los trabajadores. Creemos que si ayudamos a los trabajadores a entender mejor qué pueden y qué deberían esperar de su empleador, podemos ayudar a empoderar a los trabajadores y mejorar todavía más sus condiciones de trabajo en las fábricas. A menudo, estos proyectos están desarrollados e implementados con varios socios externos. Algunos de estos ejemplos se mencionan a continuación. En Bangladesh nos hemos asociado con la Ethical Trading Initiative en su programa de diálogo social. La ley bangladesí exige a todas las fábricas de más de 50 empleados que tengan un comité de participación formado por representantes elegidos por los trabajadores. El proyecto ayuda a las fábricas a formar estos comités. También trabajamos para asegurar que los trabajadores que participan en estos comités hayan sido elegidos por sus compañeros y puedan establecer la comunicación entre los compañeros y la directiva. El programa forma a los miembros del comité sobre los aspectos clave de su puesto, como la comprensión de la legislación laboral, la gestión de reclamaciones y la comunicación efectiva. Además de este, dirigimos otros programas de empoderamiento de trabajadores para ayudar a reforzar el conocimiento que tienen los trabajadores sobre sus derechos y responsabilidades en el lugar de trabajo, y para atender a las necesidades de los trabajadores, en particular, las de los grupos que puedan ser más vulnerables. Hemos aprendido que la manera más eficaz de hacer llegar esos programas es a través de asociaciones sólidas. Muchas de nuestras asociaciones son con organizaciones de desarrollo y sociedad civil de base, ya que aportan muchos años de experiencia y establecen relaciones de confianza con fábricas y trabajadores a través de nuestros equipos sobre el terreno. Nuestros socios son fundamentales para asegurar que nuestros programas satisfagan las necesidades de los trabajadores y sean apropiados para el contexto local. Trabajamos con varios socios indispensables para poner en marcha el programa India Worker Empowerment Programme (IWEP). Este programa consta de varios proyectos y se centra en las mujeres y los trabajadores emigrantes del sur de la India. Gracias a asociaciones con la ONG internacional Women Win y socios de implementación locales, como SAVE, St John’s Medical College y la Naz Foundation, hemos creado una cartera de proyectos diseñados para formar a los trabajadores en situación de vulnerabilidad en competencias esenciales para la vida y educarlos sobre sus derechos y responsabilidades en el lugar de trabajo. Encontrarás más información sobre estos proyectos en «Personas».

Violencia de género y acoso sexual

Reconocemos que las mujeres se enfrentan a un riesgo mayor en las cadenas de suministro. También reconocemos el papel importante que Primark, nuestro sector, y el negocio en general, pueden tener a la hora de ayudar a alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU número 5: «Alcanzar la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas». Hemos aprendido que la naturaleza generalizada de la desigualdad de género necesita un enfoque de género en todo nuestro trabajo, desde auditar fábricas que vayan en contra de nuestro Código de Conducta hasta formar a nuestro equipo sobre cuestiones de género y colaborar con agentes clave centrados en los derechos de la mujer y en su empoderamiento. Con la llegada del movimiento #MeToo, quedó claro que la violencia de género estaba extendida en muchas partes de la industria textil mundial. Queremos reforzar nuestro planteamiento de este asunto grave y complejo, que ahora se contempla en el Convenio n.º C190 de la OIT: Violencia y acoso en el mundo laboral. En 2019 nos asociamos con Business Fights Poverty para crear un manual para identificar y compartir ejemplos de mejores prácticas internas y externas del sector textil.

Ponemos fin al acoso sexual

En 2019, empezamos a trabajar con la ONG internacional y sus expertos en violencia de género, CARE International, para poner en marcha el proyecto STOP. STOP ya estaba en marcha en Camboya y, como parte de nuestra colaboración, decidimos expandirlo a Vietnam. El objetivo de STOP es reducir el acoso sexual en el lugar de trabajo, permitiendo que las mujeres se sientan más seguras en las fábricas textiles donde trabajan y que disfruten de mejores condiciones laborales. El proyecto aplica un enfoque holístico, y combina intervenciones en las fábricas y colaboración con la comunidad. Emplea varias iniciativas para enfrentarse al acoso sexual, como mejorar las políticas de las fábricas, las actitudes de la directiva y los mecanismos de reclamaciones, además de generar sensibilización, entendimiento y confianza en los trabajadores. Hemos ayudado a poner STOP en marcha en siete fábricas: cinco en Camboya y dos en Vietnam. El proyecto proporciona apoyo y formación para ayudar a las fábricas a evitar el acoso sexual y reaccionar ante él. El proyecto ha formado a altos cargos y mandos intermedios sobre asuntos de acoso sexual. También dirige campañas para concienciar a los trabajadores con folletos y sesiones de formación para empoderar a las trabajadoras y animarlas a denunciar el acoso sexual.

Mirando al futuro

Nuestra colaboración con CARE International se diseñó como proyecto piloto de un año y ahora ya está completo. Actualmente estamos evaluando el impacto positivo del proyecto STOP e incorporando lo que hemos aprendido a nuestros planes futuros. Gracias al programa, se ha puesto en marcha con éxito la política de prevención del acoso sexual de CARE (Sexual Harassment Prevention, SHP) en las cinco fábricas de Camboya, además de establecer comités de prevención del acoso sexual (Sexual Harassment Prevention Committees, SHPC) con representantes de RR. HH., sindicatos, trabajadores, personal de enfermería y supervisores inmediatos. Los ejercicios y la formación sobre la capacidad de los edificios han llegado a un total de 887 trabajadores, de los cuales 622 eran mujeres, y ahora las fábricas tienen sistemas en marcha para denunciar casos de acoso sexual. Estamos buscando formas de extender proyectos como STOP más allá de Camboya y Vietnam. Sabemos lo complejo y delicado que es este tema y apreciamos las limitaciones de un planteamiento único, así que estamos estudiando cómo crear un planteamiento escalable que se pueda adaptar a cada contexto local y cultural. Reconocemos la necesidad de seguir impulsando el cambio en varios temas relacionados con el asunto. A través de supervisión y evaluación continuas de nuestras actividades, de establecer diálogos y asociaciones con expertos y de fomentar una mayor responsabilidad de estos temas entre los socios del negocio de nuestras cadenas de suministro, seguiremos identificando brechas, expandiendo y profundizando nuestro planteamiento y reforzando nuestro impacto en este tema tan importante.